sábado, 15 de octubre de 2011

Calcio y vitamina D en el embarazo

Para los huesos:  La demanda de calcio aumenta durante el embarazo ya que el bebé lo toma de su madre para construir sus huesos. La demanda de calcio se pueda suplir fácilmente con la ingesta de 2 o 3 platos o vasos de leche o productos lácteos, que es la cantidad diaria recomendada. Aquellas mujeres que no beban leche pueden tomar en su lugar leche de soja enriquecida con calcio.

Lo mejor es consumir productos bajos en grasa, ya que la leche es rica en calorías y contiene ácidos grasos saturados. El queso puede sustituir parcialmente a la leche, ya que 25 gramos de queso contienen tanto calcio como un vaso de leche. Téngase en cuenta que la mayoría de los comprimidos multivitamínicos no contienes calcio, ya que se necesita ingerir tres o cuatro comprimidos de calcio para alcanzar la dosis diaria recomendada, que son 1000 mg al día durante el embarazo.

La vitamina D es imprescindible para que el cuerpo aproveche el calcio. Pocos alimentos contienen vitamina D excepto el aceite de hígado de bacalao (lýsi) y pescados grasos, así como el salmón y el arenque. Es muy recomendable consumir una cucharadita (5 ml) de aceite de hígado de bacalao, cápsulas de éste aceite o multivitaminas con vitamina D.

¿Es necesario tomar Multivitaminas? Aquellas mujeres que consuman alimentos variados y nutritivos no necesitan normalmente tomar otras vitaminas que ácido fólico y vitamina D y tal vez hierro en la última etapa del embarazo. Si hay sin embargo alguna duda de que la alimentación no sea lo suficientemente variada y completa, se puede obviamente tomar un comprimido de multivitaminas al día o comprimidos de vitaminas indicadas especialmente para embarazadas. No hay que tomar más que la dosis recomendada y aquellas mujeres que tomen aceite de hígado de bacalao (lýsi) deberán tomar las multivitaminas sin vitamina A. La razón es que la vitamina A puede perjudicar al feto si se consume en grandes cantidades. El aceite de hígado de carbonero no se debe consumir durante el embarazo, ya que su contenido en vitamina A es muy superior al aconsejable.

El hígado, tanto de animales terrestres como marinos y los alimentos derivados del hígado, así como los patés y las salchichas de hígado, no son recomendables durante el embarazo debido a su alto contenido en vitamina A. Café, té, bebidas de cola y energéticas -consumir lo mínimo El café, el té (tanto negro como verde), y las bebidas de cola o energéticas contienen cafeína, que supuestamente aumenta las posibilidades de muerte fetal si se consume en grandes cantidades.

Lo mejor es no consumir más que la correspondiente a una o dos tazas de café o té al día. 
Las bebidas de cola y energéticas contienen menores cantidades de cafeína, pero de todas formas es conveniente consumirlas con moderación.
Alcohol y tabaco mejor dejar completamente las sustancias adictivas El alcohol y el tabaco perjudican directamente al feto, y recientes investigaciones han demostrado que es mejor abandonarlos completamente durante el embarazo.
Complementos naturales y dietéticos -cuidado durante el embarazo
No se recomienda el consumo de complementos naturales y alimenticios durante el embarazo, ya que su efecto sobre el feto es a menudo desconocido.
Con esto nos referimos a productos utilizados para aumentar el metabolismo de grasas, creatina, ginseng, ginko biloba, CLA y demás.

Lo mejor es buscar consejo con el médico, nutricionista o comadrona sobre el uso de tales sustancias.


Medicamentos: 
Solo bajo indicación médica No utilizar ningún medicamento sin consultarlo antes con el médico, comadrona o farmacéutico, tanto el medicamento sea con receta o no. Informa siempre de que estás embarazada. Higiene en la cocina.
Todavía más importante que antes la higiene en la cocina y manipulación de comida es siempre importante, pero todavía más durante el embarazo, ya que tanto bacterias como parásitos pueden afectar a la salud de ambos madre y feto.

Reglas que se deben tener en cuenta:

  • Lavarse a menudo las manos calentar lo suficiente la carne y el pescado (más de 75 °C) no consumir carnes, pescados o huevos crudos ni beber leche sin pasteurizar. 
  • En caso de no saber si un alimento está crudo (p.ej. ahumado o especiado) es mejor no consumirlo. 
  • Evitar las sobras, p.ej. de carne cocida o frita 
  • Mantener separados los alimentos crudos de los cocidos para evitar la contaminación. 
Lavar siempre las tablas de cortar y otros utensilios cuando se pasa de un alimento crudo a otro (para que p.ej. no se use el mismo cuchillo y tabla para pollo y verduras crudas). Lavar siempre las frutas y verduras antes de comerlas todos en el hogar deberán respetar estas reglas

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes